Biblia en el Mar


MARATON BIBLICO EN EL MARCO DE LA “AMERICA´S CUP”
40 horas al servicio de la Palabra de Dios en el proyecto “La Biblia en el mar”
(Texto y fotos de Manolo Guallart)
“Quien toma la Biblia y la lee, emprende el camino que lleva al puerto de la experiencia de Dios”. Estas palabras de Ricardo Lázaro, profesor del Instituto de Ciencias Religiosas de Valencia, reflejan el espíritu de la iniciativa “La Biblia en el mar” que del 20 al 22 de abril ha tenido lugar en la zona marítima de Valencia.
Esta idea de la Sociedad Bíblica Española y del sacerdote Miguel Ángel Vives, párroco de la iglesia de la Natividad de Burjassot-Canterería (en la línea del proyecto de lectura ininterrumpida de la Biblia que durante todo el año 2000 en se desarrolló en Valencia con el lema “Al son de la Palabra”) surgió con motivo de la celebración de la “Copa del América” (America´s Cup) en nuestra ciudad. Este proyecto bíblico ha tenido tres centros de interés: el Real Club Náutico, la Parroquia Nuestra Señora de los Ángeles del Cabanyal y el Paseo Marítimo de la Malvarrosa.


El viernes 20 se inauguró en el Salón de Banderas del Real Club Náutico de Valencia una exposición  de más de un centenar de ejemplares de la Biblia de distintas épocas, incluyendo facsímiles del siglo XVI y originales del siglo XVIII, con ediciones escritas en idiomas de los cinco continentes, entre otros laponés, coreano, filipino y lenguas tribales africanas, así como papiros y pergaminos. Presentada por José María Andavert y Juan José Echevarría, la Sociedad Bíblica Española realizó una muestra con grandes paneles que explicaban la Biblia desde su origen hasta su relación con el ser humano, las artes y la cultura. La muestra bíblica se completó con una selección  de la exposición “Mujeres en la Biblia” del religioso de La Salle hermano Gildo y de imágenes artísticas de pasajes bíblicos relacionados con el mar –con sus correspondientes citas- realizadas para la ocasión por el fotógrafo Manolo Guallart. El acto se completó con la charla de Ricardo Lázaro, del Instituto de Ciencias Religiosas, sobre “La importancia de la Palabra de Dios en la vida de las personas”. En su intervención Lázaro destacó los tres rasgos que constituyen la Palabra de Dios para el pueblo creyente: la lectura, la reflexión y la celebración. También invitó a los presentes a ser coprotagonistas de los relatos bíblicos, permitiendo a Dios que se comunique con cada uno a través de los textos sagrados.
Allí mismo, a medianoche se inició la lectura ininterrumpida de la Biblia durante 40 horas. En el tiempo pascual y en un marco marino, sólo podía comenzar la lectura con el Libro de Jonás, “un pasaje bíblico con un mensaje precioso de misericordia” – como recuerda Miguel Ángel Vives; o como había comentado Ricardo Lázaro, “un relato sobre la certeza de que quien persevera en la dificultad, Dios le salva”.
 
Diez horas después se trasladó la lectura al mar, a bordo de cinco embarcaciones comandadas por el velero “El Capitán Garfio”, completando los participantes dos horas de lectura en mar abierto que finalizaron con una oración común.

 
Sin parar de leer en todo el día, a las ocho de la tarde tomó protagonismo la parroquia Nuestra Señora de los Ángeles del Cabanyal -con la presencia de su párroco José Luis Barrera-, en cuyo local comunitario prosiguió el maratón bíblico durante toda la noche, con la participación de feligreses anónimos que vivieron la experiencia de leer la Palabra de Dios en este singular proyecto en horas poco habituales.


Amaneció el domingo y con la luz de la mañana la lectura  se trasladó al Paseo Marítimo de la Malvarrosa. Las últimas seis horas de actividad lectora, presididas por un magnífico tiempo primaveral, tuvieron la participación de sesenta voluntarios – especialmente jóvenes – de las parroquias de la Natividad de Nuestra Señora de Burjassot, de la Asunción y de San Maximiliano Kolbe de Benimaclet, así como de la zona marítima. Todos ellos repartieron a los viandantes cinco mil ejemplares gratuitos del Evangelio de San Lucas, a la vez que les invitaban a leer unos minutos la Biblia. Participó también en la lectura la comunidad cristiana evangélica de Valencia.
Así transcurrieron  40 horas seguidas al servicio de la Palabra de Dios en el proyecto “La Biblia en el mar”. Como conclusión, un pensamiento de Ricardo Lázaro en la charla preparatoria del viernes: “Desde los Salmos a los Evangelios, pasando por el Éxodo y el Libro de Jonás, en la aventura del creyente  que deja todo para ser  a Jesús y ser su testigo, la Biblia es un instrumento eficaz, con la ayuda del soplo del Espíritu Santo, para encontrar a Dios en los demás”.
 
 
DATOS DE INTERÉS
 
-          60 voluntarios
-          5.000 evangelios de San Lucas gratuitos
-          Cinco embarcaciones para la lectura en el mar
-          40 horas de lectura ininterrumpida
-          200 lectores anónimos
-          Real Club Náutico de Valencia: exposición bíblica, charla e inicio de la lectura
-          Paseo Marítimo de la Malvarrosa de Valencia: finalización de la lectura de la Biblia y reparto gratuito de ejemplares del evangelio de San Lucas
-          Parroquia de la Navitidad de Burjassot, parroquia de la Asunción de Benimaclet
  y parroquias del marítimo
-     lectura en Real Club Náutico, Parroquia Nuestra Señora de los Ángeles y Paseo Marítimo de la Malvarrosa
-  José María Andavert (Director) y Juan José Echevarría (Director de proyectos) de la Sociedad Bíblica, promotores de la iniciativa
- Miguel Angel Vives (P. Natividad) promotor de la idea
- José Luis Barrera (P.Angeles), parróco que acogió la segunda parte de la lectura
- Hermano Gildo, reliogoso de La Salle (exposición fotográfica y charla “Mujeres en la Biblia”)
- Manolo Guallart (fotografías de imágenes bíblicas relacionadas con el mar)
- Ricardo Lázaro, del I.C.R. (charla sobre “La importancia de la Palabra de Dios en la vida de las personas”)